• 1
  • 2

CARGA CON TU CRUZ, PARA SER MI DISCÍPULO

25 Caminaba con él mucha gente, y volviéndose les dijo: 

26 « Si alguno viene donde mí y no odia a su padre, a su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos, a sus hermanas y hasta su propia vida, no puede ser discípulo mío. 

27 El que no lleve su cruz y venga en pos de mí, no puede ser discípulo mío. 

28 « Porque ¿quién de vosotros, que quiere edificar una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, y ver si tiene para acabarla? 

29 No sea que, habiendo puesto los cimientos y no pudiendo terminar, todos los que lo vean se pongan a burlarse de él, diciendo: 

30 "Este comenzó a edificar y no pudo terminar." 

31 O ¿qué rey, que sale a enfrentarse contra otro rey, no se sienta antes y delibera si con 10.000 puede salir al paso del que viene contra él con 20.000? 

32 Y si no, cuando está todavía lejos, envía una embajada para pedir condiciones de paz. 

33 Pues, de igual manera, cualquiera de vosotros que no renuncie a todos sus bienes, no puede ser discípulo mío. (Lc. 14, 25-33)

 

Todos tenemos una cruz; Y cruz, significa desagrado, algo pesado que, tengo que llevar sobre mis hombros,quiera o no quiera. Descubrir cuál es la mía, ya es inteligencia, porque es algo que no he de culpar a nadie, que me la cargó. Es mía y muy mía y por esto, he de acogerla con cariño, ¡haciendo de la necesidad virtud!Pero descubrir el tesoro que encierra en sí la cruz, esto, ¡es sabiduría y ya suena a cristianismo verdadero!

El que Jesús nos haya insistido tanto: “Carga con tu cruz y sígueme”, contiene en sí la forma en que el Padre ha querido salvarnos, por medio de ella. Él, no halló otro modo de mostrarnos su amor sino entregando a su Hijo Amado, precisamente a la cruz. A Jesús, le repugnaba la cruz, igual que a nosotros y quería que pasara de Él, sí era posible. Porque esta, supone dolor y afrenta. Pero por encima de sus desagrados, estaba la voluntad del Padre que Él, amaba más que a sí mismo; Y también, el adorar el inescrutable y misterioso designio que el Padre inventó para salvarnos, de “esta vida inútil, y a veces no buena, heredada de nuestros padres”, es decir, de la carne y no del Espíritu Santo de Dios.

“Jesús, es acompañado de mucha gente” y vuelto a ellos, les habló un lenguaje muy fuerte para sus oídos,acostumbrados a dulces parábolas que les manifestaban la misericordia de Dios y sus desvelos para buscar a los pecadores. Igual que en el “discurso del Pan de vida” que, les decía: “Tenéis que comer la carne del Hijo del Hombre”, en esta ocasión, es muy probable que muchos, como entonces, se echaran atrás y ya no le siguieron más: “Si alguno viene a mí, ha de poner detrás a toda su familia y hasta a sí mismo”. ¡Esto, es escandaloso! ¿Cómo negarme a escuchar las voces y los requerimientos de los míos, los más íntimos, y hasta de lo que yo creo que me va bien? Pues todo esto, está detrás de Cristo y yo delante con Cristo y con su cruz, para lo que quiere de mí. Es decir, agradarle a Él en todo y hacer su voluntad, aunque contradiga mis planes y los de los míos.

Es que Jesús es Dios y no criatura, como todos nosotros. Él, nos puede pedir todo, pues nos lo ha dado Todo: primero el ser que, nunca merecemos. Y con su venida a nosotros, nos ha hecho capaces de ser hijos de Dios y resucitar a la vida eterna para estar siempre con Cristo. ¿Qué tenía Dios que no nos dio?: ¡Sí, sólo su Gloria que, se la ha reservado y Ella, es garantía de los Dones definitivos que nos esperan!

Y descendiendo a nosotros y echando una ojeada a nuestra vida, vemos, cuántas luchas inútiles por apartar de nosotros la cruz, cuando la aceptación serena, aunque duela, nos une más estrechamente con Cristo y su sabiduría impregna toda nuestra vida de Amor. ¡Estaríamos ya, viviendo en su Corazón y desde su Corazón y el, “Ya no soy yo, sino que es Cristo quien vive en mí”, sería una realidad profunda y gozosa donde no caben ni expectativas ni añoranzas, sino una esperanza cumplida en el, “Ya, pero todavía no”, pero pronto “Sí” …

¡Qué así nos ilumine el Espíritu, para ser de verdad un discípulo bueno y fiel del Señor! ¡Qué así sea! ¡Amén!

Imprimir Correo electrónico

INTRODUCCIÓN  A LA 4ª ETAPA DE "EL RINCÓN PARA ORAR"

INTRODUCCIÓN A LA 4ª ETAPA DE "EL RINCÓN PARA ORAR"

Hoy, en el Primer Domingo de Adviento, comienza un nuevo Año Litúrgico. Unas cien meditaciones para orar, coronan esta pasada “Tercera Etapa del rincón para orar”. Por tanto, siguiendo en esta tarea de poner mi mente y corazón, al servicio de la Palabra de Dios y de la acción del Espíritu Santo en todo lo que escribo, inicio la “Cuarta Etapa del rincón para orar” ...

CONTINUAR LEYENDO

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!