• 1
  • 2

SE MARCHÓ A DESCAMPADO Y SE PUSO A ORAR

29 Cuando salió de la sinagoga se fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés.
30 La suegra de Simón estaba en cama con fiebre; y le hablan de ella.


31 Se acercó y, tomándola de la mano, la levantó. La fiebre la dejó y ella se puso a servirles.
32 Al atardecer, a la puesta del sol, le trajeron todos los enfermos y endemoniados;
33 la ciudad entera estaba agolpada a la puerta.
34 Jesús curó a muchos que se encontraban mal de diversas enfermedades y expulsó muchos demonios. Y no dejaba hablar a los demonios, pues le conocían.
35 De madrugada, cuando todavía estaba muy oscuro, se levantó, salió y fue a un lugar solitario y allí se puso a hacer oración.
36 Simón y sus compañeros fueron en su busca;
37 al encontrarle, le dicen: «Todos te buscan.»
38 El les dice: «Vayamos a otra parte, a los pueblos vecinos, para que también allí predique; pues para eso he salido.»
39 Y recorrió toda Galilea, predicando en sus sinagogas y expulsando los demonios. (Mc. 1, 29-39)

Cuando todavía estaba oscuro, se marchó Jesús a un lugar solitario y allí se puso a orar... ¿Qué sabemos nosotros de esa intimidad de Jesús con su Padre-Dios?... Apenas lo que Él nos ha querido hacer ver en su Palabra... “En la Palabra de Dios, están encerrados todos los tesoros de la sabiduría y ciencia de Dios”... Por esto, no hemos de buscar las cosas de Dios lejos, allende los mares: “la Palabra de Dios está dentro de ti. La tienes en el corazón y en la boca”, por un deseo de su benevolencia... “Búscame dentro, porque yo estoy en lo más íntimo de tu ser”... Pues en esa intimidad que Jesús tenía con su Padre-Dios, es donde Jesús descansaba de sus fatigas apostólicas.

Y en esta morada hallaba las fuerzas que necesitaba, como hombre, para entregar a todos el Espíritu Santo, del que estaba habitado: “el Espíritu Santo está sobre mí, porque el Señor me ha ungido para curar toda dolencia, de cuerpo y espíritu, y expulsar todo espíritu diabólico”…

Pero Jesús no agotaba su oración hablando a Dios de cada una de las ovejas enfermas o descarriadas, que el Padre había puesto sobre sus hombros... Si “su deleite era estar con los hijos de los hombres”, ¿qué sería el estar el Padre, deleitándose sin interrupción, con Él que es el verdadero Hombre, no sólo hecho a semejanza de Dios, sino siendo en su ser todo Dios y su Hijo?...

Dios-Hombre habla a Dios-Padre y esta comunicación es tan divina y santa, que crea una Persona, y esto desde toda la eternidad: es el Espíritu Santo que, junto con el Padre y el Hijo, forman la Trinidad: “Tres Personas y un solo Dios Verdadero”...

Y es que, lo que circula en este seno divino es el Amor entregado y recibido y gozado entre los Tres... Este Misterio no podemos entenderlo, pero sí sumergirnos en Él, y ser receptores de tanto Amor: “el que me ama, lo amará mi Padre y lo amaré Yo, y me manifestaré a él”... ¡Es decir, que entraré de lleno en esa comunión de la Trinidad!... Y todavía: “el que me ama, guardará mi palabra y mi Padre lo amará y vendremos a él y haremos morada en él”: Es decir, que podemos orar con las Palabras de Jesús a su Padre y nos escuchará y acogerá, porque, en verdad, ¡somos sus hijos, pequeños, pero hijos!...

¡Qué Dios nos conceda saborear esa intimidad, con la confianza y el deleite de saber que éste es nuestro Hogar, refugio seguro de nuestra oración y adoración al que “es todo en todos”... ¡Qué así se haga en cada uno que esto suplica y ama!... ¡Amén, Amén!...

Imprimir Correo electrónico

INTRODUCCIÓN  A LA 4ª ETAPA DE "EL RINCÓN PARA ORAR"

INTRODUCCIÓN A LA 4ª ETAPA DE "EL RINCÓN PARA ORAR"

Hoy, en el Primer Domingo de Adviento, comienza un nuevo Año Litúrgico. Unas cien meditaciones para orar, coronan esta pasada “Tercera Etapa del rincón para orar”. Por tanto, siguiendo en esta tarea de poner mi mente y corazón, al servicio de la Palabra de Dios y de la acción del Espíritu Santo en todo lo que escribo, inicio la “Cuarta Etapa del rincón para orar” ...

CONTINUAR LEYENDO

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!