• 1
  • 2
  • 3

LA OVEJA PERDIDA

12 ¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas y se le descarría una de ellas, ¿no dejará en los montes las noventa y nueve, para ir en busca de la descarriada?

13 Y si llega a encontrarla, os digo de verdad que tiene más alegría por ella que por las 99 no descarriadas.
14 De la misma manera, no es voluntad de vuestro Padre celestial que se pierda uno solo de estos pequeños. (Mt. 18, 12-14)

Jesús ha venido a salvar lo que estaba “perdido”, no solo corrompido o estropeado, sino “perdido”, es decir, sin capacidad por sí mismo de recuperación. Pero Dios lo puede todo y si pudo hacer todas las cosas de la nada, igualmente puede restablecer a su gracia y amor lo que de por sí estaba hundido y, de alguna manera, vuelto a la nada de dónde salió.

Los pequeños, a los que Dios busca y halla, por la fuerza de su gracia, son los pecadores los primeros, los que han roto la amistad con Dios por la perversión del culto idolátrico al propio yo. Estos “pequeños” están muertos a la gracia y es aquí donde Dios muestra todo su poder y misericordia, perdonando sus pecados y su vida desgraciada.

“No he venido a llamar a los justos (a las 99 ovejas fieles), sino a los pecadores (a la oveja perdida)”. Y está en este mundo como médico y reparador: “no necesitan médico los sanos sino los enfermos”. Y esta obra de redención causa una alegría inmensa a Jesús y todo el cielo con Él se alegra.

Ya sabemos lo que le ha costado al Pastor volver la oveja perdida al redil: nada menos que su vida entera entregada en la Cruz. El pecado fue el que le hizo morir y El, con su sacrificio, con excesivo amor, mató al pecado y a la muerte y llevó consigo, en su Resurrección, a la oveja que estaba PERDIDA.

¡Oh inmensa caridad, oh amor piadoso de nuestro Dios qué “para rescatar al esclavo, ha entregado al Hijo”. Señor, no te canses de seguir buscando a tus ovejas perdidas y toma también en tus brazos a aquellas ovejas que no son de tu redil, que nunca oyeron hablar de ti, que no te conocen como su Pastor Bueno. Tú lo has dicho: “a éstas las he de traer y habrá un solo rebaño y un solo pastor”. ¡Que así sea, porque esta es tu Palabra que no pasará y siempre se cumple!

 

2E5D1F91 83F6 45A2 9E9E 6D082EF456D4

Imprimir Correo electrónico

Tercera etapa: Rincón para Orar

Tercera etapa: Rincón para Orar

De la mano de la gracia de Dios, que es poderosa para salvar, instruir, y dar sabiduría, comienzo esta nueva “tercera etapa de rincón para orar”, al empezar un nuevo año litúrgico, con el Adviento.

CONTINUAR LEYENDO

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!