• 1
  • 2
  • 3

BUSQUÉ AL AMOR DE MI ALMA Y LO ENCONTRÉ

1 El primer día de la semana va María Magdalena de madrugada al sepulcro cuando todavía estaba oscuro, y ve la piedra quitada del sepulcro.
11 Estaba María junto al sepulcro fuera llorando. Y mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro,
12 y ve dos ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies.
13 Dícenle ellos: «Mujer, ¿por qué lloras?» Ella les respondió: «Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto.»
14 Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús.
15 Le dice Jesús: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?» Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: «Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré.»
16 Jesús le dice: «María.» Ella se vuelve y le dice en hebreo: «Rabbuní» - que quiere decir: «Maestro» -.
17 Dícele Jesús: «No me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios.»
18 Fue María Magdalena y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras. (Jn. 20, 1.11-18)

María Magdalena es la mujer que después de María, la Madre de Jesús, lo amó con locura de amor. Dice en otro momento la Escritura que Jesús la libró de siete demonios y el número siete, es un número perfecto en la Biblia, así que deducimos que “su demonio”, que la poseía, era muy poderoso. Y de este Enemigo, irreconciliable con Dios, la libró Jesús dejando su espíritu pacificado e inclinado al bien y al amor... María había sufrido esta tortura y al que le arrebató este mal le estaría infinitamente agradecida... ¿Qué no haría la Magdalena para complacer a Jesús, cuando Éste vivía entre ellos?... Pero del Maestro aprendió que lo que más le agradaba era que escuchara su Palabra y la pusiera en práctica. Y para Jesús el primero y único mandamiento era: “amar a Dios y amar a los hombres, como Él mismo los amaba”...

Si María amó a Jesús, Él no se dejó ganar en generosidad y la amó con amor de predilección. A Jesús le gustaba llamarla por su nombre: “¡María!”, señal esta de que la conocía desde su Corazón, como cosa suya... Pero es que el amor de María al Señor no era sólo de palabra, sino que sus obras la acompañaron siempre, porque era una mujer veraz y fiel. ¿Quién lo acompañó hasta el final cuando su Amado no tenía figura y en la cruz sólo reclamaba compasión y un amor dolorido?: María su Madre, y ella, junto a María y apenas otra mujer, dieron testimonio de que el corazón compasivo de la mujer siempre está dispuesto a remediar cualquier desgracia, porque es un corazón lleno de amor y sale de sí “en busca de su Amado”, para, a veces, sólo estar allí derramando amor y consuelo...

Y Jesús, que todo lo penetra, después de “reconocer” a la Magdalena, la hizo apóstol de sus apóstoles y la envío con esta orden: “Ve a mis hermanos y diles: “he visto al Señor y me ha dicho esto”. Y es que al que amó mucho, no sólo se le perdonaron los muchos pecados, sino que es elegida la primera para llevar la Buena Nueva por el mundo entero... ¡Es curioso, que este envío de Jesús por boca de una mujer, no fuera bien acogido por los varones Apóstoles!: “¡Y ellos, no la creyeron!”. Y es que Jesús rompe nuestros esquemas mentales llenos de prejuicios: si Dios la ha elegido y amado entre todos, ¿por qué siempre tenemos que enmendar a Dios y sugerirle qué es lo bueno para nosotros y para salvar al mundo?... Dios menosprecia nuestros pensamientos y decisiones sin Él, porque Dios es Dios y al habernos creado por amor, sabe lo que nos hace falta...

¡Entreguemos nuestra alma y ser a Jesús, con el mismo amor y pureza con que lo hizo una mujer, que supo lo que era estar poseída por otro dueño: el Diablo! Y ella recuperó, por el amor deJesús, toda su persona y la puso a los pies de Jesús mismo, para lo que Él quisiera de ella y fue fiel discípula, escuchando con el corazón la voluntad de su Señor y Dueño: toda su vida volcada en Él: “El que pierda su vida (amándome) por Mí, la encontrará para siempre jamás”...

¡Oremos y oremos, para que Jesús nos posea así!…

Imprimir Correo electrónico

Tercera etapa: Rincón para Orar

Tercera etapa: Rincón para Orar

De la mano de la gracia de Dios, que es poderosa para salvar, instruir, y dar sabiduría, comienzo esta nueva “tercera etapa de rincón para orar”, al empezar un nuevo año litúrgico, con el Adviento.

CONTINUAR LEYENDO

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!