Aspirantado

Es la primera etapa que nos regala nuestra Madre Iglesia. Tiene lugar antes de entrar en el Monasterio, y dura entre uno y dos años. Se trata de un tiempo de mutuo conocimiento, de crecer poco a poco en la relación con el Señor, y es un tiempo de discernimiento para descubrir la vocación y el lugar al que te llama el Señor. Este camino de discernimiento será siempre desde el gozo y la paz. Caminas de la mano de la Madre Maestra, junto a las hermanas del Noviciado, y en comunión con toda la Comunidad a través de llamadas, visitas... En caso de que se vea una semilla de vocación y que la persona responda “sí”, entonces el aspirantado culmina en la experiencia dentro del Monasterio.

Imprimir Correo electr├│nico

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!