¿SABÍAS QUE...

… SANTO DOMINGO RENUNCIÓ AL TERRENO CON QUE TANTO HABÍA SOÑADO?

Increíble, pero cierto. Después de todo lo que llevamos suspirando por conseguir la propiedad de la abandonada iglesia de Prulla, por un extraordinario milagro se la ofrecieron en bandeja… y Domingo va y se niega a aceptarla. ¿En qué rayos estaba pensando?

Bueno, vamos a ver primero cómo sucedieron las cosas…

Unas semanas después de la llegada de los dos hermanos, Domingo y los jóvenes habían formado un equipo estupendo. ¡No podía ir mejor! Nuestro amigo sintió que el Señor le animaba dar el siguiente paso. ¡Y nunca mejor dicho! Agarró su bastón de caminante y se dio un agradable paseo de 80 km hasta Tolosa.

En aquella ciudad vivía el obispo de la zona, un tal Fulco. Él era en último término el dueño del terreno en el que Domingo quería construir el monasterio.

Tras recorrer las estrechas callejuelas de la ciudad disfrutando del sol de la mañana después de una apacible noche al raso, Domingo encontró la enorme casa del obispo. El portero le recibió cortésmente, aunque en su rostro se reflejaba cierto asombro por el aspecto del visitante: no es que llevase un hábito roto, no, pero tampoco iba muy planchado que digamos… En fin, que estaba pidiendo audiencia para ver al obispo…

Ese buen hombre, que conocía el enorme corazón de Fulco, supuso que su obispo no se dejaría impresionar por apariencias externas, por pobres que fueran… así que invitó a Domingo a entrar, asegurándole que avisaría al obispo de su llegada.

Por supuesto, Fulco no le hizo esperar ni un instante. ¡Y ni siquiera le dejó presentarse! Resulta que había estado presente como invitado en aquella reunión de abades en Montpellier, donde había comenzado todo...

Aliviado por la memoria del prelado, Domingo se ahorró la mitad del discurso que llevaba rumiando durante el viaje. Simplemente le dijo que, aquel proyecto que presentaron entonces… ¡se estaba haciendo realidad en Prulla!

Le contó la conversión del grupo de jovencitas, la llegada inesperada de los dos hermanos, ¡la amistad que había surgido con los aldeanos, que estaban dispuestos a ayudarles! Fulco se asombraba por momentos. ¡Le parecía estar escuchando un milagro!

Y… claro… llegados a ese punto… Domingo carraspeó... y... le comentó el problemilla que tenían: necesitaban un terreno. Es más, tenían puestos los ojos en uno… pero no tenían forma de pagarlo. Y resultaba que tal terreno pertenecía precisamente al obispo de la zona... Vamos, que era de Fulco, dicho a las claras.

Se supone que “las cosas de palacio van despacio”, pero el obispo no se dio ni un minuto para pensarlo. Inmediatamente se puso en pie y llamó a voces a su secretario: ¡quería redactar inmediatamente un documento para donar a Domingo la iglesia de Prulla! Después de lo que había oído, ¡no necesitaba más para saber que era una obra del Señor!

Lo curioso fue que, al instante… ¡¡Domingo comenzó a suplicarle que no hiciera eso!!

Fulco frenó en seco, sin saber muy bien si su visitante había perdido la cabeza: ¿¿no había venido para pedirle el terreno??

Domingo reconoció que sí, que eso era lo que quería… pero que no lo quería para él. En un gesto totalmente extraordinario en esa época, solicitó al obispo que regalara el terreno… ¡¡a las mujeres!! ¡Domingo quería que sus chicas fueran las propietarias!

Ellas habían sido el inicio de ese proyecto. Ellas eran las que iban a vivir allí. Él, simplemente, era un predicador itinerante. No quería nada más. Si había hecho todo eso, era por ellas.

Ahí ya sí que el obispo alucinaba a todo color… pero, al mismo tiempo, no pudo evitar sonreír para sus adentros. Esa le pareció la mejor de todas las pruebas de que era el Señor quien guiaba ese novedoso proyecto.

Y así, esa misma tarde, Domingo comenzó el camino de vuelta con una enorme sonrisa en los labios y una carta muy especial bajo el brazo. ¡¡No aguantaba por ver la cara de las chicas cuando se enterasen!!

PARA ORAR
-¿Sabías que… el Señor quiere que hagas brillar a otros?

Parece que, para muchos, el gran objetivo de la vida es “brillar”: destacar, figurar, ser importantes… Ciertamente, Cristo quiere que des lo mejor de ti mismo, ¡Él quiere lograr tu mejor versión! Pero, espera…

Cristo no quiere que brilles sin más. ¡Él quiere que ilumines, que sirvas para ayudar al camino de otros! Porque Jesús sabe que la verdadera felicidad no está en deslumbrar, sino en amar. Y eso fue lo que Él hizo: mereciendo todo honor y gloria, se hizo siervo por ti, ¡para darte su amor, para que nada apague tu brillo!

Cristo te entrega toda su Vida, para que tú también des vida. Solo cuando amas luces en todo tu esplendor. Porque la mayor felicidad es la que procuramos a los demás. Eres tú mismo cuando amas, cuando das la vida por alguien, cuando aceptas quedar en un segundo plano para permitir a otro que crezca. Y es entonces, cuando sirves, cuando realmente brillas... ¡con una luz que llena de alegría al Cielo!

VIVE DE CRISTO

Pd: La carta de donación del obispo Fulco se ha conservado hasta nuestros días, y constituye un documento de vital importancia, pues es la primera piedra de la Orden de Predicadores. Con esa presentación, casi me veo obligada a copiar al menos la parte importante, por si quieres imaginar la cara de nuestras jovencitas, cuando Domingo comenzó a leer en alta voz…

“Sepan todos los presentes y venideros que leyeren u oyeren leer esta carta, que Nos, Don Fulco, por la gracia de Dios humilde ministro de la silla de Tolosa, a ruegos del señor Domingo de Osma, para una obra principalmente de piedad y misericordia, damos y concedemos la iglesia de Santa María de Prulla y el territorio adyacente a treinta pasos a la redonda, como se prescribe en el derecho canónico, a las mujeres convertidas… (...)

Hecha en el año del Señor 1206, bajo el reinado de Felipe, rey de Francia”

Imprimir Correo electrónico

¿SABÍAS QUE?

¿SABÍAS QUE?

¡¡Bienvenido a esta nueva sección de nuestra página web!!

Esperamos que, con estos pequeños artículos puedas acercarte un poco más a nuestra Orden, nuestra Historia... pero, queremos ser sinceras desde el principio.

CONTINUAR LEYENDO

Galerías Multimedia

En nuestra zona multimedia te ofrecemos imágenes, vídeos y audios muy interesantes.

 

Videos

Nuestros mejores Videos:
Puedes vernos en movimiento,
conócenos y verás cómo no somos tan diferentes.

Imagenes

No sólo verás fotos,
aquí encontrarás imágenes, dibujos...
disfruta con los documentos gráficos de las Dominicas de Lerma.

Audios

Escucha lo que quieras
Directamente desde la web o descárgalo.
Tambien puedes visitar nuestro canal en ivoox.

Gracias a Google, Norton y McAfee, te podemos garantizar que nuestra web, su contenido y los servidores desde donde se proporciona el servicio, son 100% seguros y están verificados. Puedes comprobarlo pinchando en las imágenes de abajo .
navegacion segura googlenavegacion segura nortonnavegacion segura mcafee

ImagenCookies

Hola! ¡Bienvenido a la página web del monasterio de san Blas! Nos encanta verte por aquí y esperamos que este sitio sea un lugar donde puedas encontrarte con Jesucristo Resucitado. Tan sólo queremos pedirte un favor: para mejorar la página y facilitar tu navegación por ella necesitamos que aceptes nuestras cookies. ¡Muchas gracias y oramos por ti!